Trekking para principiantes – El Calzado.

Cuando estás programando una salida de trekking, lo primero es conocer «la ruta y sus niveles«. Tal como se vio en blog anterior.

Al tener ya conocimiento de la ruta que harás, puedes empezar a decidir por el equipamiento que necesitas para esta.

Partiendo por Zapatos para trekking, que es la zona que estará más expuesta y en constante roce, debemos considerar: comodidad, seguridad y multifuncionalidad.

Cuando ya vayas avanzando en el mundo del trekking, te darás cuenta que existen muchos tipos de calzado, dependiendo del terreno, del clima, de la anatomía, usos, etc.

Inicialmente me enfocaré en un calzado para «principiante», tal y como menciona el título de esta serie de blogs.

De partida, nos enfocaremos en un calzado que sea cómodo a tu pie. Mi consejo, siempre probarse ambos pies al momento de la compra y elegir una, o media (si hay disponible) talla más que tu zapato habitual.

Es preferible que te quede un poco suelto y lo soluciones con calcetines más gruesos o dobles, a que te queden justos y termines sufriendo con los pies hinchados después de caminar unas cuantas horas (peor en bajadas con la punta del dedo gordo golpeando a cada paso, ya he perdido uñas así y espero que a ti no te pase).

Segundo a tener en cuenta. Una suela que te de el agarre suficiente en rocas, maicillo, tierra, etc. Ninguna marca auspicia esto, pero si he de dar un consejo puntual, fíjate que la suela del zapato sea de la marca Vibram. No será un zapato barato, pero tendrás calidad y seguridad en tus pies.

Tercero: ideal si es de media caña o caña entera. Resguardar tus tobillos de posibles torceduras será un cuidado que debes tener siempre. Inicialmente media caña te será más cómodo y si no tienes contemplado aún terrenos de mucho barro o nieve, debería ser suficiente.

Cuarto tips, que sean transpirables e impermeables a la vez. Debes cuidar que tus zapatos no se humedezcan en el interior. Ya sea porque le entra agua, o porque la traspiración de tus pies no se elimina. Si vas a usar talco, este debe ir a tu pie y no dentro del zapato, sino, lo único que lograrás, es que la humedad se quede en forma de engrudo.

Quinto, siempre bien amarrados. No permitas que los cordones te vayan a jugar una mala pasada o que por estar sueltos, la firmeza de tus tobillos no sea la indicada.

Como puedes ver, son hartos los puntos a tener en cuenta, pero si de verdad quieres que tus primeros trekking sean disfrutados, debes cuidar la parte de tu cuerpo que hará la mayor parte del trabajo.

En otro post hablaré de las molestas ampollas, cómo prevenirlas o atacarlas cuando ya es tarde.

Trekking para principiantes – El Calzado.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más para ver