Mal de Montaña, ¿Qué es y cómo evitarlo?

Mal de Montaña , ¿Qué es y cómo evitarlo?

 

En Chile se practican muchos deportes outdoor en montaña que podrían provocar
el llamado mal de montaña.

Hay que considerar que el mal de montaña se puede presentar a partir de los 2500 mts de altura.

En los deportes como escalada, esquí, trekking o trail running, donde muchas veces debemos realizar subidas o ascensiones sobre los 2500 mts, podrían provocar mal de altura.

Para hacer una comparación, la base de Valle Nevado se encuentra alrededor de los 2880 mts.

El mal de montaña se produce porque a medida que comenzamos a subir, la presión atmosférica disminuye, junto a la presión por oxigeno. Es justamente la falta de oxígeno a la que el organismo no está acostumbrado, la que produce el mal de montaña.

¿Cómo podemos detectar que tenemos mal de montaña?
Los efectos del mal de montaña suelen presentarse cuando ya llevamos un par de
horas en la montaña y son mas fuertes durante la noche: Mareos, pulso acelerado,
dolor de cabeza y dificultad al respirar son algunos de los síntomas que se pueden
sentir por el mal de montaña, que de pasarlos por alto como una advertencia
pueden desencadenar perdida de orientación, vómitos perdida de conciencia ,
llegando a causar peligro de muerte
Por esta razón es muy importante definir ciertos parámetros que debemos
considerar para realizar ascensiones.
1. Velocidad de ascenso
2. Duración de la ruta
3. Aclimatación, es por esta razón que vemos a muchos deportistas realizar
periodos de aclimatación para algunas competencias que se realizan sobre
los 2400 mts
Es importante detener el ascenso y reposar apenas aparecen los primeros síntomas del mal
de altura. Si se agravan, será necesario descender.
Si se manifiestan estos síntomas y no puedan explicarse por otros motivos,
deberíamos considerarlos como mal de altura. Veamos cómo actuar en esta
situación.

¿Qué hacer si tengo síntomas?

 

Es muy importante que apenas se comiencen a sentir los primeros síntomas, debemos dejar de ascender y tomar unos minutos de descanso.

En primera instancia debemos descender hasta que los síntomas comiencen a aminorar.

Si logramos detectar los síntomas rápidamente y realizamos un descenso para calmar los síntomas, la solución pasa solo por un descanso adecuado y buena hidratación, generar la aclimatación a una altura un poco menor.

¿Cómo evitar el mal de montaña?

Existen algunas reglas básicas que nos van a ayudar para evitar el mal de montaña: ascender lentamente después de los 2400 mts, permitiéndole al cuerpo aclimatarse de forma natural.

Descansar unos días antes de continuar el ascenso o hidratarse de buena forma, ayudan a mejorar la aclimatación. Alimentos ricos en azúcar, té, o mate, también son una ayuda para mejorar la aclimatación.

Si conoces algunos otros trucos para evitar el mal de montaña, compártelos con nosotros.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más para ver